lunes, 13 de junio de 2016

Cállate.

Cállate, cállame.
Quiero limitarme a contar tus lunares,ellos siempre me traen de vuelta a casa.
Mírame,mirate.
Observa la obra de arte que explota al roce de tus labios.
Que desastre,entrando en mi vida por la puerta de atrás, saltándote todas las normas,escribiendo con tus manos en mi espalda pura poesía.
Escúchame,escúchate.
Reír es el lenguaje del alma,y las nuestras llevan a cabo la conversación más prolongada.
Cállate una vez más,mírame sin decir nada , escucha con atención mi ligera carcajada,deja fundir las yemas de tus dedos en mi pelo,somos uno,olvida lo que fue y evita poner nombre a lo que somos,vívelo.
Similares a miles de cristales clavados en mi piel son los trozos de ti que pueden completarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada